Este sitio web utiliza cookies para mejorar nuestro servicio y la experiencia de nuestros usuarios. De seguir navegando entendemos que estas de acuerdo con lo anterior.

Acepto Más información

¿Por qué es importante para los adultos seguir jugando?

Muchos ya lo saben: Jugar no es solo cosa de niños. Con el paso del tiempo se ha aceptado cada vez más que también lo adultos necesitamos seguir accediendo a esa clase de diversión para estar bien. El juego en la infancia es una forma de descubrir el mundo, socializar y desarrollar la imaginación, mismos beneficios que se conservan al hacerlo en la adultez, pero también se pueden agregar algunos más.

Sigue leyendo y comienza a planear el momento de tu día en el que volverás a jugar como si fueras pequeño.

Es relajante

El día a día resulta una rutina agotadora, ¿cierto? Siempre hay algo que hacer, un lugar a donde ir, un problema que resolver. Lo mejor que podemos hacer como adultos es encontrar cosas que nos relajen y que nos lleven a un estado de bienestar óptimo. Jugar videojuegos, juegos de mesa, incluso atreverte a regresar a tus juegos de la infancia, te da la oportunidad de concentrarte en algo más y relajarte por unos minutos.

Atreverte a regresar a tus juegos de la infancia, te da la oportunidad de concentrarte en algo más y relajarte por unos minutos.

Descubres algo de ti mismo

Así como de pequeños comenzábamos a descubrir el mundo, durante la adultez podemos regresar a esos momentos de juego como una forma de conocernos o de volver a descubrirnos. Seguro hay habilidades que olvidaste que tenías porque dejaste de jugar lo que frecuentabas de niño, ¡vuelve a ello y disfruta!

Seguro hay habilidades que olvidaste que tenías porque dejaste de jugar lo que frecuentabas de niño

Te da retos

También puede ser que de verdad no tengas esas habilidades pero que las desarrolles mientras juegas. Al estar en un ambiente relajado y desapegarte de las exigencias, puedes desarrollar una forma de aprendizaje con la que te sientas más cómodo y seguro. Intenta hacer aquello que no podías de niño, pero con el mismo espíritu de diversión.

También puede ser que de verdad no tengas esas habilidades pero que las desarrolles mientras juegas.

Seguro ya estás pensando en una o dos actividades que podrías hacer para despejarte y darle rienda suelta a tu niño interno. Si te decides, recuerda que en todos los desarrollos residenciales de Panamá Pacífico podrás acceder a espacios en los que podrás jugar y divertirte como nunca.

 

También podría interesarte