Este sitio web utiliza cookies para mejorar nuestro servicio y la experiencia de nuestros usuarios. De seguir navegando entendemos que estas de acuerdo con lo anterior.

Acepto Más información

El futuro se construye desde el presente

Aprender un nuevo idioma, seguir una rutina de ejercicio, comer saludable, ser más administrado… Los propósitos de Año Nuevo son tan diversos como personas existen en el mundo. ¿Ya estás en el camino a conseguir alguna de tus metas? 

Por lo general son los hábitos diarios los que nos ayudan a realizar estos objetivos, y en un inicio puede ser difícil acoplarte a una nueva rutina. Sigue leyendo y conoce algunas de las cosas que debes tener en cuenta para contar con estas acciones diarias.

Sé realista

Muchos se dejan llevar por la emoción y establecen metas difíciles de cumplir. Lo mejor es que apuntes a objetivos realistas. Si tienes el deseo de aprender 5 idiomas, claramente no lo lograrás en un año. Recuerda que son metas que puedas cumplir en un año y que no debes hacerte sentir presionado.

Ten paciencia

A pesar de tener metas realistas, es normal que tu avance a veces sea más lento del que esperabas. En tu día a día hay más de una cosa que hacer y la vida puede ser impredecible. Recuerda que eres una persona con ocupaciones, responsabilidades y, sobre todo, que necesita descansar.

A pesar de tener metas realistas, es normal que tu avance a veces sea más lento del que esperabas.

Divide y vencerás

Si ya tienes tu meta final, prueba establecer pequeñas metas por mes que te ayuden a lograrlo. Así no sentirás tanta presión y serás más consciente de que tus objetivos se construyen un paso a la vez.

Prueba establecer pequeñas metas por mes que te ayuden a lograrlo.

Sigue en el camino hacia tus metas y no olvides ser constante, ¡seguro lograrás lo que te propongas! 

¿Agregarías algo más a la lista?

También podría interesarte