Este sitio web utiliza cookies para mejorar nuestro servicio y la experiencia de nuestros usuarios. De seguir navegando entendemos que estas de acuerdo con lo anterior.

Acepto Más información

Ayudar: Un hábito diario

En estos tiempos saturados de información y noticias desafortunadas es importante hacer un ejercicio de introspección respecto a el impacto positivo del apoyo desinteresado. El ayudar es un acto muchas veces egoísta, que busca algo a cambio, sin embargo, al convertirse en un acto que no espera nada a cambio, puede convertirse en un impacto que trasciende más allá de lo imaginable.

Es crear comunidad

Una de las virtudes de ayudar a otros es cómo esto beneficia la creación de la comunidad. El apoyar al prójimo de una manera desinteresada tiende a crear una relación que puede escalarse a distintos niveles dependiendo el impacto que pueda llegar a tener en los individuos que viven estas experiencias. Esta relación causada por la ayuda constante y desinteresada desemboca en una comunidad. Es este continuo y generoso accionar hacia aquellos que pudiesen necesitar de ti como persona, lo cual solidifica las dinámicas sociales entre aquellos que nos rodean. 

ayudar-panamápacífico

Una de las virtudes de ayudar a otros es cómo esto beneficia la creación de la comunidad.

Ayudar a los demás es ayudarte a ti mismo

Apoyar a aquellos que lo necesitan tiene un impacto personal respecto a la percepción de las situaciones. Ayudar fomenta la empatía y la reflexión, el optimismo y la paz mental. El apoyo a los demás debe ir más allá de una percepción egoísta, sin embargo es una oportunidad invaluable de expandir nuestra conciencia y crecer como personas. Son oportunidades de introspección y análisis personal que no podemos vivir de ninguna otra manera.

ayudar-panamápacífico

Ayudar fomenta la empatía y la reflexión, el optimismo y la paz mental.

Es gratitud

El apoyo no siempre es una virtud desinteresada, desafortunadamente para muchos debe de haber un retorno intrínseco en su accionar. Es decir, algunos esperan favores a cambio, alguna remuneración, o como mínimo, las gracias. Este proceso de gratitud no debe de ser una obligación de parte de aquel que percibe estas acciones. Si bien a veces los gestos en retorno pueden ser de la misma manera agradables para uno, la ayuda no debe de estar sujeta a un juicio egoísta. La gratitud de quien actúa de manera desinteresada le da una gran satisfacción propia.

ayudar-panamápacífico

La gratitud de quien actúa de manera desinteresada le da una gran satisfacción propia.

El ayudar no debe de ser un acto aislado sino un hábito en nuestro día a día. Debe de ser un valor inculcado a nuestros hijos y reforzado en la práctica. El fomentarlo nos consolida como personas más completas cuyo impacto tiene un eco que retumba en la eternidad.

También podría interesarte